HISTORIA DE UN ICONO

Nuestros orígenes se remontan a 1935 en Milán, Italia, donde la familia Prot abre una planta para la fabricación de máquinas lavadoras, embotelladoras, capsuladoras y etiquetadoras para importantes marcas de bebidas italianas.

En 1948 se decide trasladar la planta a la Argentina y en 1950, fieles a nuestros orígenes italianos, creamos la icónica máquina elaboradora de pastas “Pastalinda”. Su diseño innovador, de elegante figura, estructura robusta y calidad profesional revolucionó el mercado convirtiéndola en líder indiscutida, siendo siempre la preferida en los hogares argentinos.

Durante nuestra larga trayectoria nos especializamos en la fabricación de elaboradoras de pasta, cortadoras de fiambre, ralladores de queso, maquinas gastronómicas, máquinas agrícolas, cortadoras de pasto, lavarropas, secadoras y mucho más. Todos estos productos han sido fabricados íntegramente en nuestra planta y exportados a más de 20 países.

La mejora continua para ofrecer a nuestros usuarios máquinas de calidad, de gran durabilidad, con varias décadas de vida útil, es nuestra misión. Trabajamos para ello día a día desarrollando e invirtiendo continuamente en nuevas tecnologías.

En 2018, luego de 83 años, hemos inaugurado una nueva planta de 3.000 mts2 con tecnologías de última generación para abastecer la continua y creciente demanda de nuestros productos.

Pastalinda es sinónimo de calidad, durabilidad, diseño y fabricación 100% Industria Argentina.

¿Para qué sirve una Pastalinda Modelo Clásica?

Permite preparar fácilmente hojas de masa laminada de 20 cm. de ancho por el largo deseado; fideos, tallarines, cintas, hojas de masa, ravioles, raviolones, galletitas, sorrentinos, empanadas, masa fila, moñitos, papardelle, lasagna, fettucini y mucho más...

¡Tu imaginación es el limite!

¿Por qué es mejor la pasta laminada que la extruida?

¿Cuál es la diferencia? El sabor. La masa laminada tiene una mayor capacidad de absorber e integrarse a las salsas, tiene unos tiempos de cocción más cortos, un mayor valor nutricional (el proceso de laminado es menos agresivo hacia los nutrientes de las materias primas que el proceso de extrusión) y el sabor es mucho más atractivo!